[Historia] La Golfilla ¿de origen árabe?

georgiana

El pasado 30 de julio iniciamos este blog publicando una entrada sobre los primeros esfuerzos para hallar los orígenes de la finca La Golfilla, que en cuanto a poblado habitado de forma permanente situábamos como probable en la desamortización española (s. XIX).

Al trazar las futuras líneas de investigación comentamos el interés que podrían tener los dos documentos de gran importancia para los historiadores: las Relaciones Topográficas de Felipe II y el Catastro del Marqués de la Ensenada, que abarcan todo el territorio nacional y describen con notable detalle todas las villas de la época.

Hemos tenido acceso a ambos documentos y, efectivamente, ¡han arrojado mucha luz sobre la historia de la finca!
.

La Golfilla en el Catastro de Ensenada (s. XVIII)

Durcal en el s. XVIII

Mapa del municipio de Durcal (s. XVIII).
En el A.H. Provincial de Albacete probablemente encontremos el catastro de Villa de Ves.

Empezaremos revelando los detalles del documento más reciente. Este Catastro consiste de un interrogatorio de 40 preguntas generales sobre el nombre, los límites, la jurisdicción, etc. de cada villa (documento conocido como “Respuestas Generales”) y toda una serie de documentación catastral muy específica de carácter local (las mal llamadas “Respuestas Particulares”) que sirvió para de base para las citadas “Respuestas Generales”.

En 1755, cuando se realiza el Catastro de Ensenada, el actual municipio de la Balsa de Ves aun pertenecía a la vieja Villa de Ves -se independezaría en 1844-. A través de un portal especializado del Ministerio de Cultura hemos podido consultar las “Respuestas Generales” de la Villa de Ves. Las detalladas “Respuestas Particulares” se encontrarán -de haber sobrevivido- en el Archivo Provincial de Albacete.

La referencia a La Golfilla la encontramos en la respuesta nº 23 (pág. 35 – 1208), que reza:

23… A la Veintte y Tres que los propios y Renttas que goza estta villa hascienden a seis mil Doscienttos Noventta y ocho Reales que los produzen los Trescienttos veinte y cinco el Arriendo de una Huerta sitta en las Margenes del Río Jucar Tres mill quatrocienttos quarenta y Tres, el de ocho Dehesas que disfruta en el Termino, nombradas el Saladar, Campiñana, Algorfilla Rincon Abenvaxar Cavañiles, Prado ancho y la Alberca: Dos mill y quinienttos Reales el de un Molino Arinero de tres Piedras situado en la Corriente del Rio Jucar, y los Treynta Reales restantes el de una pieza de Tierra que se ha sacado y Labrado en cima del Castillo, pues aun que goza por Propios las Cassas que sirven para Carzel publica, Cassa Tercia,Carnizeria, Positto y un Horno de Pan cozer, no Rinden cossa alguna por estar Destinadas para estta servidumbre, y el Horno estta zedido al oficial Carnizero, como ttodo constta de Zertificación que Presenttan y Responden.

Como puede observarse en el fragmento citado, La Golfilla se denominaba “Algorfilla” -lo que denota un posible origen árabe del nombre-, y que era una dehesa que formaba parte de los denominados “bienes de propios”: terrenos de propiedad municipal que se arrendaban para financiar los gastos del Ayuntamiento -normalmente a algún señor local, que poseían los principales ganados de la región-.

Esto refuerza la idea de que los terrenos fueron parte del proceso desamortizador, y más concretamente de la Desamortización de Madoz, pudiendo ser este el origen del primer asentamiento estable.

En cuanto a la población residente en el término de Ves en 1755, se encuentra en la respuesta nº 21, y en la nº 22 encontramos una relación de casas (pág. 33 – 1207):

21… A la Veinte y una que estta Villa y sus Aldeas, se compone de seiscientos quarenta y quatro vecinos: las cientto y veintte en ella: Trescienttos nueve en Cassas de Vees: Sesenta y quatro en la Valsa: Sesenta y dos en la Pared: Veinte y Siete en el Villar: veinte y quatro en Canto blanco: Diez y ocho en el Viso: Trece en Cassas de Juan Navarro: Seis en Cassa Cuestta: y uno en la Carrera y Responden.

22… A la Veinte y dos que en esta villa su Arraval y Aldeas habrá como unas seiscientas y sesenta Cassas: las ciento en ella: Trescientas en Cassas de Vees. Setenta y ocho en la Valsa: Sesenta y dos en la Pared: Treyntta y quatro en el Villar Treynta y cinco en Canto Blanco, y Veintte y quatrp en el Viso Diez y siete en Cassas de Juan Navarro: Siete en Cassa Cuesta: Y una en la Carrera: Sobre cuio Suelo no estta cargada Pensión alguna por razón de Señorio y Responden.

No aparece referencia a población estable alguna en la dehesa de “Algorfilla”, aunque cabe señalar que la respuesta se refiere a vecinos pecheros (pagadores de impuestos), que no incluye a mujeres, niños, pobres de solemnidad, etc. La proporción aproximada es de 4 habitantes por vecino pechero.

Hemos realizado una transcripción completa de las “Respuestas Generales” de la Villa de Ves -siguiendo lo más fielmente la ortografía de la época, si bien puede que no con completo rigor histórico-, poniéndola a disposición de cualquier interesado mediante este documento PDF.
.

La Golfilla en las Relaciones Topográficas de Felipe II (s. XVI)

Una referencia más antigua la encontramos en las Relaciones Topográficas de Felipe II, respondidas por el concejo de la Villa de Ves en 1575.

Se trata igualmente de un interrogatorio, al cual sólo tenemos acceso parcial a través de Google Books (quedando varias páginas ocultas por motivos de copyright, al ser una transcripción realizada por el historiador Aurelio Cebrián Abellán).

El paraje de La Golfilla se menciona en la respuesta nº 23, relativa a los aprovechamientos que se realizaban en el municipio y los derechos de uso de las tierras y bienes municipales:

23. Al vejnte y quatro capítulos de la dicha ynstruçion dixeron que los termjnos desta villa son de pastos sufiçientes para lanares ganados y cabrios porque ay buenas yerbas para los ganados ovejunos y buenos montes para ganados cabrunos y los terminos desta villa son pocos pero son todos comunes para los vezinos desta villa que los pueden paçer y labrar guardando las dehesas dellos y en los mesmos pastos de los dichos termjnos tienen hermandad o comunidad para los poder pasçer los vezinos de Alcala del Rio y de la villa de Xorquera y su tierra y tambien la villa de Albaçete porque lo tienen por executoria rreal […] la huna se llama la dehesa del carnjçero y llamanla ansi porque esta la dan al probeedor de la carniceria de dicha villa […] y las otras se llaman las dehesas de Egorgilla, Alberca, Canpmana, Pradancho, Abenbajar, Cabanjles estas seys dehesas de pastos de ganados son del conçejo desta villa y de sus propios y rrentas […]

Es decir, la dehesa de “Egorgilla” ya entonces era de propios. Desconocemos en qué momento se produjo su adehesamiento y municipalización, pero nos inclinamos a creer que fue relativamente temprana, al ubicarse La Golfilla muy cerca del camino que unía el altiplano de La Manchuela con la ciudad de Requena.

Las referencias a la población de la villa y aldeas son extremadamente vagas y no permiten determinar si existían habitantes en “Egorgilla”, aunque tampoco parece probable.

ORIGEN DEL TOPÓNIMO

“La Golfilla”, ¿refugio de bandoleros?

Apriorísticamente, sin tener en cuenta los documentos arriba citados, uno podría sentirse tentado a relacionar La Golfilla con una actitud golfa. La historia de la conquista cristiana al sur del Duero también acompañaría esta hipótesis, pues se produjo un marcado auge del bandolerismo, denominándose “golfines” a los forajidos de origen castellano que pusieron contra las cuerdas a los poderes tanto locales como reales.

Sin embargo, las zonas en que se tienen noticias de estos “golfines” (principalmente Sierra Morena y los Montes de Toledo) se encuentran a cierta distancia de la comarca de La Manchuela, siendo esta una zona donde actuaban con mucha más frecuencia los “almogávares”,  una suerte de soldados-bandidos que encontraban su refugio en la Corona de Aragón y generalmente atacaban posiciones musulmanas.

Además, el haber dado con las denominaciones antiguas de la finca explicadas más arriba –“Egorgilla” en el s. XVI y “Algorfilla” en el s. XVIII- nos haría descartar este origen, y sugiere otros mucho más interesantes. Cosa que, a pesar de nuestros parcos conocimientos de etimología, hemos intentado aclarar a continuación.

¿Origen romano, transformado por los árabes?

Lo destacado en las dos denominaciones mencionadas en el párrafo anterior es el mantenimiento de una raíz común (“gorg” o “gorf”), junto al sufijo “-illa”.  Este último, más que un diminutivo propio del castellano, parece provenir efectivamente del nisba árabe: mediante el sufijo “-iyy” (masc.) o “-iyyah” (fem. ية-) un nombre se transforma en adjetivo, que denota relación o pertenencia a un determinado lugar. Generalmente el nisba viene precedido por el prefijo “al-“ o “el-“, como puede observarse tanto en su forma más antigua (s. XVI) como en la más moderna (s.XVIII).

Quedaría por dilucidar a qué lugar o persona pertenecía este paraje. Esto nos hace saltar al análisis de la raíz “gorg”, más antigua y por tanto probablemente más fiel al nombre original, aunque con su particular problemática, como veremos más adelante.

Aunque esta raíz pueda atribuirse al nombre de “Jorge” (posiblemente الجورجية, “georgiana”), que nos conduciría a pensar en una denominación morisca nacida en los primeros años de dominación cristiana, el hecho de que se trate de un paraje que de muy temprano perteneció como dehesa a al Concejo de la Villa (y no como una heredad de algún particular poderoso) nos lleva decantarnos por una opción mucho más antigua: del latín “gurges”, relativo a remolinos o reflujos de agua -incluso se utilizaba para hacer referencia a un golfo o al mar-. Este término todavía se usa ampliamente en lengua catalana (“gorg”) para referirse a pozas, remansos o meandros abandonados.

De aquí podríamos concluir que “La Golfilla” sería en realidad un hidrónimo de origen latino pero posteriormente arabizado, que significaría algo así como “perteneciente al meandro”. Un simple vistazo a nuestra finca parece suficiente para dar cierta fuerza esta teoría, aunque sin posibilidad de probarla:

cropped-001_vistagral.jpg

¿O un origen puramente árabe?

La hipótesis del origen latino-árabe muestra numerosas debilidades, tanto por la improbable superposición de dos lenguas en un mismo topónimo, como sobre todo porque queda la duda de si se produjo una mala transcripción de las Relaciones Topográficas: dada la similitud entre las letras “g” y “f ” escritas a mano, resulta harto más probable que la raíz original fuera “gorf“. Esta idea se refuerza por ser prácticamente imposible explicar la evolución espontánea desde el fonema /χ/ (o el fonema /g/), que se deduce de la transcripción de las Relaciones Topográficas (s. XVI), al fonema /f/ del Catastro de Ensenada (s.XVIII).

En tal caso, todo apuntaría a una raíz púramente árabe. En las lenguas semíticas, las raíces generalmente están formadas por tres consonantes, raramente cuatro, en las que las vocales (que no se suelen escribir, sino que se intuyen por contexto) cambian su significado (paradigma) de forma similar a como ocurre con nuestros prefijos y sufijos.

De nuestra “gorf” obtendríamos en consecuencia la raíz غرف, “gh-r-f”, que hace una referencia muy general a huecos o cavidades, siendo utilizado mayoritariamente con el significado de habitación (“ghuraf”), pero teniendo una rara y muy interesante variante: la palabra “ghurfa”, que designa el hueco que forma la mano al tomar agua, y que ha sido puesta de moda recientemente en Occidente como una palabra intraducible. De ella también deriva claramente la expresión andaluza “garfá”, con idéntico significado.

Dejando volar un poco la imaginación, y entrando en terrenos muy especulativos pero enormemente poéticos, se podrían trazar paralelismos entre la forma del meandro y la de una mano cogiendo precisamente el agua del río, o recogiendo el cerro de La Molata.

verdeada

Ortofoto actual de la Finca La Golfilla, marcando de verde la vega junto al río Cabriel.

Otra pista, que poría reforzar la interpretación expuesta más arriba, es la existencia de un topónimo muy similar al que nos concierne: el del municipio alicantino de Algorfa. Habitualmente se le ha atribuido el significado de “desván” o “cámara elevada”, pero por la ausencia de una relación clara con este significado y por estar ubicado a orillas de uno de los últimos meandros del río Segura (antes de desembocar en Guardamar), se podría intuir el uso de esta raíz para designar espacios fluviales con esta forma curvada.

Por desgracia, la ausencia de mayores evidencias documentales (para verificar la raíz originaria), arqueológicas (posibles edificios o cámaras en tiempos árabes) o incluso geológicas (p.ej. una cueva) nos impiden validar y dar por buena estas explicaciones. Queda por tanto en manos del lector el darlas por buenas, o el rechazarlas de plano. Agradeceremos en todo caso cualquier pista que nos puedan aportar en los comentarios.

 

Otras hipótesis más especulativas

Dado que la mención de las raíces “gorg” y “gorf” datan de los siglos XVI y XVIII respectivamente, bastante tiempo después de la conquista cristiana (s. XIII), es posible especular con la evolución que pudo sufrir el término en sus primeros 300 años.

Una alternativa muy sugerente se obtiene al considerar que, en lengua castellana, es muy habitual el paso de la consonante oclusiva velar sorda /k/ a la sonora /g/. Efectivamente, de la raíz árabe “k-r-f” ( كرف ) deriva la palabra “karaf”, en castellano “curva”, lo que nos acercaría a interpretar el topónimo como “el paraje de la curva”. Desgraciadamente los sonidos vocálicos indicativos de este paradigma no coinciden demasiado bien con los de nuestro topónimo.

Pero curiosamente, y tratando de salvar aún la hipótesis de la raíz “k-r-f”, al aplicarle el nisba obtendríamos la palabra “akrufia” (اكرفية ), en castellano el adjetivo “informativa” o “relativa a la información”, que es fonéticamente más similar a “Algorfilla”. De poder validar esto último, nos encontraríamos posiblemente ante una referencia a la torre de El Castellar, y su presumible función más de vigía que defensiva.

Por supuesto nada prueba estas hipótesis, que ciertamente parecen muy cogidas por los pelos. Pero en la toponimia antigua, como es el caso, nunca se puede estar del todo seguros sobre el origen del término.

Otras posibilidades que se han barajado

En una primera edición de esta entrada (actualizada por primera vez el 10.05.2016, y reescrita el 18.10.2017), nos centramos en la búsqueda del origen y significado del nombre “La Golfilla” recurriendo muy toscamente a términos en lengua árabe (obtenidos del Google Translator) que guardan una vaga similitud con las denominaciones que conocemos de los textos más antiguos, y podrían eventualmente tener alguna relación con el emplazamiento.

Pro-memoria, reproducimos a continuación el extracto que ha quedado modificado por esta última actualización:

Hasta este momento el mejor candidato con el que hemos dado es خلفيا (“khlfya”, escuchar en Google Translator), que significa “hacia atrás”, “del revés” o “parte trasera”, pudiendo indicar el reflujo del río a causa del meandro o tal vez considerarse como el patio trasero del territorio controlado desde el castillo de la Villa de Ves (ver descripción de la zona).

Con la misma raíz خلف (“khlf”, “atrás”) encontramos  خلفية (“khlfy”, escuchar en Google Translator), usado para nombrar el “fondo” o -mas aplicable a nuestro caso- “alrededores”. Una vez más haría referencia al carácter periférico respecto al castillo de Villa de Ves.

Un toponímico similar al que nos concierne es el del municipio de Algorfa, الغرفة , que significa “el desván” o “cámara elevada” (normalmente la cámara que une dos casas por encima de un camino). Ver léxico medieval. Sin embargo no está clara la relación que podría tener con el paraje, ni de si este término indicaría la presencia de una población estable -perdida con la conquista cristiana-, o si “Algorfilla” más bien es fruto de una interpretación del topónimo original hecha a posteriori por la población cristiana.

Otra alternativa menos probable que se nos ha sugerido es جرجير (“grgyr”, escuchar en Google Translator), referido a una planta adventicia muy frecuente en la zona más umbrosa de la finca: la rúcula. Pero la planta más abundante y que la cultura popular moderna atribuye al paraje -el regaliz-, no parece tener relación con el nombre: en árabe se escribe السوس (“as-sws”, escuchar en Google Translator).

Bastante más remoto sería غفي (“ghfy”, escuchar en Google Translator), o “inclinar la cabeza”, “cabecear”, etc. como referencia al movimiento del río. Y aun más improbable por su significado الغد فيا (“alghd fya”, escuchar en Google Translator), que significa “el mañana es cierto”.

En todo caso las futuras investigaciones pueden aportar nuevos datos de interés, tanto sobre el poblamiento de La Golfilla como sobre el origen y significado del nombre.

Si te ha gustado, ¡comenta y comparte!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a [Historia] La Golfilla ¿de origen árabe?

  1. christiane nolte dijo:

    muy interesante!!!

  2. eugarciah dijo:

    Un lujo de información para el archivo

  3. Pingback: [Historia] Buscando los orígenes | FINCA LA GOLFILLA

  4. stefannolte dijo:

    Gracias a los dos! La verdad es que tengo bastantes ganas de echarle un vistazo a las “respuestas particulares” del Catastro de Ensenada, que probablemente tenga información bastante más detallada sobre la Villa de Ves. En particular me interesa poder digitalizar el mapa!!!

    Ahora mismo estoy intentando afinar el origen con el Diccionario Geográfico de Madoz (1850) y buscando alguna información sobre las salinas de interior de la zona. Pero cuando pueda hacer una visita a Albacete miro lo del Catastro de Ensenada (en el A.H.P.) y las Relaciones de Tomás López (en el I.E.A.). 🙂

  5. Pingback: [Historia] El Bajo Cabriel en el Diccionario de Madoz (1846-1850) | FINCA LA GOLFILLA

  6. Pingback: [Reseña] Leyendas del azafrán: La vida errante de la especia más seductora del mundo | FINCA LA GOLFILLA

  7. Pingback: Historia de la Villa de Ves y de su Tierra | FINCA LA GOLFILLA

  8. Pingback: [Tradiciones] San Antonio de Padua, patrón de La Golfilla | FINCA LA GOLFILLA

  9. Pingback: [Tradiciones] Anecdotario (I) | FINCA LA GOLFILLA

  10. Pingback: La organización territorial de la Villa de Ves en las Relaciones Topográficas, su Fuero y sus Ordenanzas | FINCA LA GOLFILLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s