Producir más alimentos no erradicará el hambre

La carta de 109 Premios Nobel contra Greenpeace se basa en una gran mentira

maizbt

Activistas de Greenpeace, manifestándose contra el Maíz Bt.

Aunque a primera vista pudiera parecerlo, este no es un artículo contra los transgénicos. De hecho, hablaremos de ellos lo mínimo posible para no desviarnos del asunto principal, porque el tema podría dar para muchas páginas y no tengo ni tiempo, ni ganas, ni creo que la preparación para entrar en ello de forma seria.

El objetivo de este artículo es acabar con una extendidísima -pero falsa- creencia sobre la alimentación global: la de solucionar el hambre en el mundo a base de producir más y tecnificar el agro al máximo.

El detonante de este escrito es -como podría haberlo sido cualquier otro- una durísima carta abierta de 109 Premios Nobel acusando a Greenpeace de poco menos que un “crímen contra la humanidad” por oponerse a los transgénicos en general, y al arroz dorado -transgénico rico en vitamina A- en particular.

Llama la atención cómo la pretendida flor y nata del mundo de la ciencia -lo que se presupone a los Premios Nobel- pueda llegar a lanzar una acusación tan grave sin ser expertos en la materia -como se puede deducir perfectamente de su perfil académico- y además cometiendo un error tan garrafal que lo puede detectar incluso gente sin formación. Cayendo en una falacia de autoridad en toda regla.

superficieOGM

La superficie global de cultivos manipulados genéticamente supera los 150 millones de ha.

Y es que no se puede sostener -como hacen los Nóbeles- que en un mundo en el que los cultivos transgénicos son de lo más corriente, sea precisamente “culpa de Greenpeace” el sonado fracaso del arroz dorado a nivel global, que más de 15 años después de su invención sigue en el campo de la experimentación.

Se trata sin duda de un posicionamiento más basado en la militancia que en el frío análisis de los hechos -lo cual es muy grave para quien pretende erigirse como paladín de la ciencia-. La forma que toma el argumento -recurriendo a la lástima y la compasión, para convertir al público en rehén de sus sentimientos- tampoco es que sea la más ética, que digamos.

Puede que la posición de Greenpeace sea acientífica o alarmista. O puede que no (y otro más). Pero lo que está claro es que la de estos 109 Nóbeles no lo es menos. Así que repasemos someramente la realidad, alejándonos del estéril debate Transgénicos Si vs. No.

El hambre aguda y la inanición

Para hablar con un mínimo de autoridad sobre un asunto tan serio, en vez de vociferar desde lo visceral deberíamos empezar por distinguir entre hambre aguda (inanición), hambre específica (malnutrición) y la pobreza, ya que poco tienen que ver una cosa con la otra.

greenpeacerice

El estereotipo racista del niño africano es ampliamente usado por la propaganda, pero muy poco realista y sin relación con las prácticas agrícolas.

Cuando la gente piensa en el hambre le viene a la cabeza el típico  estereotipo racista del niño africano con brazos delgadísimos, cuencas de los ojos hundidas, costillas marcadas y barriga hinchada. Esta escena, que se produce cuando la ingesta de calorías cae por debajo del mínimo vital, en realidad supone una mínima parte de los afectados por el hambre. Invariablemente se produce en situaciones de guerra total, cuando las luchas fratricidas impiden el ejercicio de la agricultura, el comercio, e incluso la ayuda humanitaria.

De forma más aislada también se pueden producir episodios de hambre aguda a causa de catástrofes naturales, particularmente sequías prolongadas, en regiones que no cuentan ni con la infraestructura adeucuada (para aprovechar el agua, para conservar el alimento, para distribuirlo…), ni los medios financieros y organizativos para obtener comida de los mercados mundiales. Suelen tener además una importante base ganadera -a causa de su aridez es difícil cultivar-, con pastos sobreexplotados por falta de ordenación racional… y generalmente se trata de regímenes corruptos, con graves conflictos intestinos, y una notable falta de seguridad jurídica -que permitiría a los agricultores invertir en mejoras permanentes en sus campos, como p.ej. el regadío-.

Como puede observarse, esta problemática no tiene relación alguna con las variedades de semilla (transgénica o no) que uno pueda sembrar, ni con una agricultura de precisión -como la que defienden los impulsores de la carta-. Son ante todo cuestiones de orden social, que se solucionan desde lo social y lo político. Es en lo que llevan trabajando desde hace décadas tanto la FAO como las organizaciones humanitarias con notable éxito y sin recurrir a recetas mágicas, tratando por encima de todo empoderar a las comunidades.

Hambres específicas y malnutrición

Ya hemos visto que la dramática imagen del hambre aguda es en realidad relativamente escasa en actualmente. El gran reto al que aún se enfrenta la humanidad no es tanto la falta de calorías -sólo en EE.UU. se dedica al ganado tanto grano como para alimentar a 800 millones de personas, con su enorme impacto ambiental-, como la de erradicar los estragos del hambre específica en cada rincón del planeta.

Hoy en día, y aunque sorprenda, incluso en paises avanzados y entre población con sobrepeso podemos encontrarnos con importantes hambres específicas (malnutrición). Es decir, la carencia de determinados nutrientes (vitaminas, minerales, proteínas…) en la dieta. Y este es un problema harto más complejo de analizar y de solucionar.

Vitamin_A_deficiency

Déficit de vitamina A en el mundo. Fuente: Wikipedia

Al contrario de lo que transmite la viñeta que colgamos más arriba, el arroz dorado no sirve para episodios de hambre aguda -de hecho, su principal debilidad reside en los bajos rendimientos-, sino que se centra exclusivamente en el hambre específica de vitamina A -que se calcula afecta a unos 250 millones de personas-.

El hambre específica suele deberse a una dieta basada exclusivamente en hidratos de carbono, destacando a este respecto quienes solo comen arroz blanco y no se pueden permitir (o desconocen la importancia de) añadir verduras a su dieta.

Como puede verse, la “solución” del arroz dorado únicamente serviría para atender la falta de vitamina A, y perpetuando una nutrición basada exclusivamente en arroz. Trata un síntoma -no la causa-, ya que no garantiza que la gente tenga acceso a una dieta rica en verduras, variada y equilibrada: más bien desvía recursos y atención pública. Y en el corto plazo y tratamiento de urgencia, es muchísimo más rápida, barata, completa y efectiva la suplementación y fortificación de alimentos -que no se limita solo a carencias de vitamina A-.

La casuística de las hambres específicas es muy variada: desde empleados urbanos con salarios demasiado bajos para permitirse verduras (de allí la importancia de la agricultura urbana) hasta agricultores que solo cultivan un producto por puro desconocimiento, pasando por suelos pobres en los que faltan oligoelementos.


Los keyhole gardens son una solución original para obtener verduras a pequeña escala

Pero como ya denunciaba en una fecha tan temprana como 1951 el presidente de la FAO y premio Nobel de la paz Josué de Castro -en su obra magna Geopolítica del Hambre-, generalmente el hambre es simple y llanamente fruto de políticas económicas inadecuadas: la orientación a la exportación de los cultivos comerciales para obtener divisas, la desprotección de la población chabolista periurbana, etc. Nada inevitable, y nada que exija por sí mismo multiplicar la producción alimentaria mediante tecnología, sino ante todo garantizar una distribución adecuada (no necesariamente igualitaria) de la comida.

Un ejemplo paradigmático lo podemos encontrar en la transformación que vivió Cuba durante el Periodo Especial, y que le permitió ser el primer país latinoamericano en erradicar la malnutrición infantil severa: abandonando la planificación, reduciendo la superficie dedicada a la caña de azúcar y entregándosela a agricultores que producen con técnicas de agroecología para el mercado local.

Polémicas sobre su seguridad aparte, los cultivos transgénicos (como los híbridos mejorados y la alta tecnología agraria en general) pueden tener un indudable interés para el agricultor comercial que desea alejarse de la pobreza moderada y llegar a un estatus acomodado o incluso adinerado. Pero no guardan relación alguna con la pobreza extrema y el hambre -ni el hambre específica ni muchísimo menos el hambre aguda-. Por eso la FAO no los menciona en su decálogo de recomendaciones para mejorar la nutrición a través de la agricultura. Tampoco se menciona en el Informe Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación. Incluso en el Informe internacional de Evaluación del Conocimiento, Ciencia y Tecnología Agrícolas para el Desarrollo indica abiertamente que la moderna biotecnología tiende a cargar más coste que beneficio sobre los menos pudientes -mientras que se enriquecen las clases acomodadas-.

En estas circunstancias, y por lo severo y gratuito que ha sido el ataque de los famosos 109 Nóbeles contra Greenpeace, cabría preguntarse si con su escrito desinformador no serán más bien ellos los que están cometiendo un “crimen contra la humanidad”. Lo que está claro es que han quedado totalmente desacreditados como autoridades científicas, al extralimitarse de su competencia académica y anteponer sin matices su credo particular a los hechos contrastados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medio ambiente, Técnica y tecnología agrícola, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Producir más alimentos no erradicará el hambre

  1. eugarciah dijo:

    Es curioso ver como impacta en el público internacional una noticia en la 109 premios nobel arremeten contra Greenpeace por estar en contra del famoso arroz dorado tachándolo de crimen contra la humanidad. Parece que para estos 109 científicos este arroz es la salvación de millones de personas y niños porque aporta una sustancia precursora de beta-caroteno (pro-vitamina A) en las partes comestibles de su grano y con ello reforzarían su sistema inmunitario. Lo que no se dice en la noticia es que Greenpeace defiende unas políticas de ayudas a la agricultura ecológica con cultivos y sistemas de alimentación alternativos que aporten una dieta rica y variada para estos millones de personas. De esta forma la propia población afectada podría producir y controlar sus propios alimentos sin la necesidad de depender de un solo alimento modificado genéticamente que parece que solo beneficia a unos pocos y está creado y financiado por grandes organizaciones para el beneficio propio como son la Fundación Rockefeller, el Instituto Federal Suizo de Tecnología (Zurich), el programa Biotech de la Comunidad Europea y la Oficina Federal Suiza de Educación y Ciencia.
    De nuevo nos quieren vender la moto intentando hacernos creer que un solo alimento modificado puede aportar más que una dieta rica y equilibrada. Me pregunto por qué no se habla de las contraindicaciones de este arroz (ver abajo enlace). También existe una amplia lista de alimentos que contienen beta carotenos y se podrían cultivar con semillas tradicionales de forma cíclica por los propios habitantes de estos países sin la dependencia que suponen los transgénicos, creados por multinacionales sin escrúpulos que lo que intentan es controlar la futura alimentación del planeta basada en semillas modificadas. Recordemos que estas semillas modificadas no se pueden reproducir ni multiplicar por el agricultor año tras año, si no que crean una dependencia única y recurrente de las mismas y de sus productos asociados hacia los grandes proveedores que las producen y las comercializan.
    • Analistas consideran el arroz dorado transgénico como riesgoso, costoso e innecesario
    http://www.lagranepoca.com/archivo/30712-analistas-consideran-arroz-dorado-transgenico-como-riesgoso-costoso-e-innecesario.html
    • Lista de mas de 70 alimentos con Beta carotenos
    http://www.botanical-online.com/alimentos_betacarotenos.htm

  2. stefannolte dijo:

    De hecho, una de las alternativas más interesantes para aportar los betacarotenos y además obtener muy buenas cosechas son las batatas / boniatos naranjas:
    http://www.tropicalpermaculture.com/growing-sweet-potatoes.html
    https://www.healthaliciousness.com/articles/natural-food-sources-of-beta-carotene.php
    http://www.healwithfood.org/comparison/sweet-potatoes-vs-carrots-carotene-nutrients.php

    Sobre el enlace que pones de los alimentos con betacarotenos, me ha sorprendido muy gratamente la verdolaga / portulaca, que suele considerarse “mala hierba” y crece por doquier, por los margenes de los cultivos, e incluso con frecuencia en los alcorques del arbolado urbano. En la finca tenemos una verdadera invasión, y muchas veces me he hecho ensaladas con ella.

    Alternativas hay para aburrir, muchas de ellas fuertemente asentadas en el conocimiento popular. Pero a veces parece que si no utilizas tecnología punta no estás siendo “científico”.

    • eugarciah dijo:

      La verdolaga ha triunfado en la finca. La aderezabamos con una vinagreta y las amigas de mi hija me pedian mas para el día siguiente. En la zona de maderables crece con jucha facilidad.

  3. Pingback: La tecnología agraria que mata al mundo rural, y tecnología que lo puede salvar | FINCA LA GOLFILLA

  4. Pingback: ¿Más emisiones de CO2 = alimentos menos nutritivos? | FINCA LA GOLFILLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s