Central eléctrica del Molinar: patrimonio hidráulico en peligro

centraldelmolinar

Vista general de la central hidroeléctrica del Salto del Molinar, en 1926. Foto: Iberdrola S.A.

En una de nuestras primeras entradas en este blog os explicamos la que tal vez sea la más bella escapada que puede realizarse desde la Finca la Golfilla: la visita al Santuario del Cristo de la Vida y el Embalse del Molinar, a los pies de la histórica Villa de Ves.

Hoy toca hablar del mismo paraje, pero desde una perspectiva bien diferente. Y es que uno de los elementos que conforman este singular emplazamiento –el poblado y la central hidroeléctrica del Molinar- muestra claros síntomas de degradación, y amenaza con desaparecer bajo la maleza y el vandalismo.

Dio la voz de alarma hace algo más de un año precisamente la principal autoridad en la materia: la arquitecta Rocío Piqueras Gómez. Y decimos “principal autoridad”, porque precisamente realizó su tesis doctoral para desvelar el enorme valor histórico y arquitectónico de la mencionada central. Una central pionera en cuanto al uso de la técnica del hormigón armado en España, pero sobre todo la primera piedra de lo que sería la futura red eléctrica nacional –siendo clave para el suministro de este tipo de energía a las ciudades de Madrid y de Valencia-.

Pero lo más valiente de la Dra. Rocío Piqueras es que no se ha limitado solamente a la investigación, sino que en su tesis (y posteriores ruedas de prensa) defiende abiertamente la necesidad de preservar este patrimonio hidráulico declarándolo Bien de Interés Cultural, bajo la categoría de Conjunto Histórico, y ponerlo en valor como un magnífico recurso turístico para una comarca muy apartada de los circuitos tradicionales.

.

La central del Molinar y la electrificación de España

Embalse del molinar

El embalse del Molinar, visto desde la explanada del santuario. Foto: Stefan Nolte

Cualquiera que visite por primera vez la Villa de Ves, su Santuario y las espectaculares vistas sobre el Embalse del Molinar, creerá haber hallado uno de los rincones más recónditos de la geografía española. Muy pocos saben que, sin embargo, es el lugar de nacimiento de la red eléctrica española de alta tensión, del modelo de vertebración territorial resultante, estableciendo en su momento un récord europeo de distancia y voltaje.

Rebobinemos pues, para plantarnos en el Madrid inicios del siglo XX. Nos acompañarán en el camino un artículo del geógrafo Fernando Arroyo y la ya citada tesis de Rocío Piqueras. En aquél entonces la ciudad acababa de instalar alumbrado público –con gas de síntesis, procedente de la pirolisis del carbón- y los primeros tranvías de tracción mecánica circulaban por sus calles gracias a la llegada de la electricidad, que por aquél entonces era generada por pequeñas centrales térmicas de carbón -meras máquinas de vapor conectadas a generadores- en corriente continua y en el corazón mismo de la ciudad (la contaminación del aire por entonces no era un tema que preocupara a la opinión pública). Una demanda potencial que justo empezaba a despegar.

El país ya estaba mostrando un retraso importante con respecto a otras potencias industriales, pero tras la pérdida de Cuba y las Filipinas se repatriaron muchos capitales invertidos en las colonias, y cobró fuerza un movimiento reformista -el Regeneracionismo-, que felizmente coincidió con la revolución tecnológica que supuso la introducción de la corriente alterna y el transformador –que permitía el transporte a larga de fluido eléctrico-. Esto permitió que, al menos en este sector, España se situara en la cresta de la ola a nivel europeo.

centralmelancolicos

Central térmica del Paseo de los Melancólicos (Madrid). Foto: Archivo Histórico de Iberdrola S.A.

Dado que la ubicación de las centrales eléctricas podía -a partir de esta nueva tecnología- alejarse considerablemente de los centros de consumo, y habida cuenta de la escasez de carbón en la Península Ibérica, la apuesta lógica fueron los aprovechamientos hidroeléctricos: primero en antiguos molinos y batanes, pero muy pronto embalses de gran potencia que era preciso construir en tiempo récord.

El primer gran hito en este sentido fue ni más ni menos que nuestra conocida central del Molinar. La compañía Hidroeléctrica Española, predecesora de la actual Iberdrola, fue fundada con el expreso objetivo de abastecer de electricidad la ciudad de Madrid y el Levante español. A pesar de contar con importantes concesiones de saltos de agua muchísimo más cerca -en la cuenca del Tajo-, la compañía se decantó finalmente por los cañones del Júcar y del Cabriel por ser más competitivos: permitían abastecer a ambas zonas con una menor inversión, aprovechando plenamente las economías de escala al juntar la demanda de varias urbes.

La conexión directa entre el Molinar y Valencia fue la primera en entrar en funcionamiento, en 1909. Le siguieron la conexión con Alcoy en 1910, y  la de Cartagena en 1911. Madrid entró en funcionamiento a finales de este último año, siendo la joya de la corona de la extensísima red creada por Hidroeléctrica Española: con 255 km de longitud y a 66 kV de tensión, sería la primera en cubrir semejante distancia y a dicho voltaje en toda Europa.

Inmediatamente después se procedió a conectar también las ciudades de Murcia y Alicante, alcanzando un total de 585 km de líneas de alta tensión hacia 1914 –año en el que se construyó también una nueva central, la del salto de Villora, ya sobre el eje del Cabriel-. En las dos décadas posteriores se completaría esta red con nuevas centrales y conexiones, integrando otras ciudades como Sagunto, Castellón y Peñíscola hacia el norte, y Alzira y Gandia por el sur.

red-hidroelectrica-espanyola

La central hidroeléctrica del Molinar está en el origen de la primera red eléctrica española, al unir las ciudades de Madrid con todo el Levante español, en lo que ahora es uno de los principales nudos energéticos de todo el país. Fuente: F.Arroyo

Se articula así el territorio con unos núcleos urbanos –centros de demanda beneficiarios de la electricidad, desde donde se tomaban decisiones de alto alcance- y unas zonas de cabecera fluvial a explotar –periferia de la que se extrae la riqueza en recursos naturales, y que sufren especialmente los efectos negativos de la inundación de sus tierras de regadío y alteración de vías de comunicación tradicionales, sin poder participar en la toma de decisiones-.

También resulta especialmente relevante la influencia de la integración vertical resultante (concentrando en una misma empresa generación, transporte, distribución y comercialización), con un monopolio natural sobre un extensísimo territorio, que serviría en adelante de modelo para el desarrollo del sistema eléctrico nacional durante todo el franquismo y transición, hasta llegar a la polémica liberalización del mercado eléctrico en los 90. De esa época datan todavía los monopolios en la actual red de distribución, que condicionan seriamente la libertad de elección del consumidor final.

Tras 43 años de funcionamiento, la central del Molinar se desmantelaría en 1952, momento en que se construye el actual Embalse del Molinar, que dejaría anegada la presa original –reconstrucción de una aún más antigua, presumiblemente de origen árabe-. Los caudales se derivan desde entonces hasta Cofrentes, donde la energía producida pasa a integrarse en el que ahora es uno de los mayores nudos eléctricos de nuestro país: una central nuclear, varios parques eólicos, el Embalse de Embarcaderos y Cortes II, y sobre todo la imponente central de bombeo de La Muela de Cortes –la misma que sirvió de refugio a los moriscos siglos antes-..

.

Valor arquitectónico del Embalse y Poblado: pioneros en el uso del hormigón armado

joseeugenioribera

J.E. Ribera, “apóstol” del hormigón armado español

Aunque el uso del hormigón está documentado ya desde las primeras civilizaciones mesopotámicas, no es sino hasta 1867 en que el jardinero francés Joseph Monier patenta por primera vez el hormigón armado (con mallas de alambre), principalmente para fabricar macetas y depósitos de agua. El sistema es ampliamente mejorado en 1886 por un compatriota suyo, el constructor autodidacta François Hennebique, desarrollando un sistema para vigas y pilares adecuado a la construcción civil. Esto se tradujo en una expansión espectacular de este nuevo material en la última década del s. XIX, convirtiendo la empresa de Hennebique en una gran multinacional.

La técnica de Hennebique se introduce en España relativamente pronto, ya en 1897, de la mano del ingeniero de caminos D. José Eugenio Ribera –primer concesionario de la patente en el país-. Tras abandonar el cuerpo de ingenieros, montó su propia empresa constructora, especializada en obras públicas. Esta iniciativa supone también una innovación de primer orden, al aparecer con él el sistema de contrata pública de servicios de ingeniería –hasta entonces completamente en manos de la Administración-.

El mismo José Eugenio Ribera abandonaría en 1902 la técnica de Hennebique para crear su propio sistema de cálculo –asumiendo por tanto personalmente la responsabilidad de los mismos-. Sustituiría con el llamado Sistema Ribera a las patentes extranjeras y colocaría a España también a la vanguardia en la aplicación y tecnología del hormigón armado. Por todo ello pasaría a ser considerado el “apóstol del hormigón armado en España”.

molinar-plano

Precisamente una de las obras en las que José Eugenio Ribera aplicaría su sistema es en la construcción del edificio principal de la central del Molinar, encargándose de los forjados y la terraza, así como presumiblemente la cubierta del depósito de extremidad -final del canal de derivación, que también cuenta con numerosos túneles-.

fachada

Alzado de la fachada Este de la central eléctrica del Molinar. Fuente: R.Piqueras

La construcción de este edificio -de estilo historicista- supuso una gran complejidad técnica, pues debía albergar la que hasta el momento era la maquinaria eléctrica más puntera de Europa, suministrada por la casa Siemens –que impuso una modificación del proyecto inicial, obligando a ganarle terreno al río-. Este gran tamaño y cuidado de detalles otorgan claramente un carácter monumental al edificio.

Las obras también reforzarían la antigua presa del Molino del Cura –posiblemente de origen árabe, y reconstruida múltiples veces- que daba nombre al paraje: gracias a ella  se accionaban los molinos harineros que hasta entonces constituían la única actividad industrial de la Villa de Ves. Al construirse el actual Embalse del Molinar, esta parte quedaría anegada, junto a todas las huertas que la primera central había respetado.

Cerca de esa antigua presa, se levantaría el poblado obrero, que incluía una escuela de primeras letras, economato y capilla. Este poblado sería el epicentro del cambio de relaciones sociales en la Tierra de Ves, introduciendo unas relaciones de producción capitalistas y el trabajo obrero asalariado: la central contaba con entre 60 y 70 trabajadores fijos, varios de ellos de elevada solvencia técnica, ideales liberales o socialistas, así como un alto nivel cultural.

.
Protección y puesta en valor del conjunto

molinar-salamaquinas

Estado actual de la sala de máquinas de la central del Molinar. Foto: R.Piqueras

Tras 60 años de abandono, el estado de conservación general del conjunto es más bien malo. Se han perdido la mayor parte de las cubiertas, parte de las instalaciones han desaparecido bajo las aguas del Embalse del Molinar, y numerosos elementos han sido sustraidos o vandalizados.

Una vez desmantelada la central y emigrados los trabajadores de la misma, el poblado obrero fue cedido por Iberdrola al Ayuntamiento de la Villa de Ves. Durante algunas décadas funcionó como albergue, atrayendo a un muy necesario turismo a la zona. Sin embargo, los crecientes costes de conservación de un conjunto envejecido, desconocido y apartado de las principales vías de comunicación, acabaron por llevar a su abandono y degradación.

Esto nos lleva a la importancia de declarar este conjunto como Bien de Interés Cultural (BIC), pues dicha figura de protección garantizaría los fondos necesarios (como el 1,5% cultural del Ministerio de Fomento) para la conservación del conjunto -como ya se ha visto, de gran interés histórico-, y permitiría al Ayuntamiento y a particulares reanudar las actividades de puesta en valor de la Central del Molinar.

La figura de BIC también serviría para dar a conocer mejor todos los valores históricas y artísticos de la Central, favoreciendo las visitas al paraje y haciendo por tanto más viables las mencionadas actividades.

fabricaluz-bolarque

Museo histórico de Bolarque, en la antigua Fábrica de Luz.

Entrando en propuestas concretas, que obviamente deberían incluirse en un Plan Director para el conjunto histórico, Rocío Piqueras repasa experiencias de otros bienes industriales, como el de la Fábrica de Armas de Toledo (ahora convertido en campus universitario), el Matadero de Madrid (que contiene diversos equipamientos culturales) o la Fábrica Textil de Bernabeu en Alcoy (actualmente un centro de salud).

Pero la particular ubicación de la central resulta en este caso un importante handicap: no se trata de una gran ciudad -donde existiría una fuerte demanda de diversos usos-, ni está particularmente bien comunicada. Por ello la Dra. Piqueras ha puesto su vista en la experiencia de dos centrales hidroeléctrica en una situación muy parecida: la de Lindoso (Portugal), y la de Capdella (Lleida). Haciendo especial énfasis en el impacto de la central en el paisaje -lo que se conoce como paisaje cultural-, propone distintos itinerarios para visitar todos los elementos en un paraje ciertamente espectacular, que hace las delicias de quien visita este desconocido rincón de La Manchuela, y conectarlas además con otros embalses y centrales de interés cercanos -principalmente del antiguo Sistema Júcar-, como el Tranco del Lobo, la ya mencionada central del Salto de Villora, Millares, etc.

En la provincia de Albacete ya encontramos un ejemplo parecido, en pleno desarrollo, en las Reales Fábricas de San Juan de Alcaraz (Riópar), que comparten itinerario cultural con la Sierra Minera de Cartagena y las Minas de Azufre de Hellín.

¿Más concreción sobre la propuesta de puesta en valor? Pues deberá realizarse de forma participativa con los vecinos de la Villa de Ves. Pero seguro que ideas y ganas no faltan.

.
Información adicional:

.
Video de Castilla-La Mancha Media:

.

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Anuncios

Acerca de stefannolte

Alemán de Mallorca, enamorado de las tierras de Albacete y firme defensor del medio ambiente.
Esta entrada fue publicada en Escapadas, Historia y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Central eléctrica del Molinar: patrimonio hidráulico en peligro

  1. Pingback: Escapada a la Villa de Ves y el Embalse del Molinar | FINCA LA GOLFILLA

  2. Pingback: Liberando ríos: por el desmantelamiento de infraestructuras hidráulicas obsoletas | FINCA LA GOLFILLA

  3. stefannolte dijo:

    Reblogueó esto en Plataforma en Defensa de las Fuentesy comentado:

    Entre los ‘paisajes del agua’ destacan aquellos moldeados por la mano del hombre, llamados también ‘paisajes culturales’. Estos ‘paisajes culturales’ y demás elementos patrimoniales hidráulicos suelen ser víctimas de la fuerte degradación de las aguas a causa de la creciente intensificación de su uso, de la construcción de nuevos y más grandes embalses, de la mal llamada ‘modernización de regadíos’ que permite regar en lugares totalmente inapropiados para ello, de la desecación de fuentes, manantiales y cursos tradicionales de agua…

    Para romper un poco con la monotonía de los últimos mensajes, centrados casi exclusivamente en la problemática de los pozos de sequía, queremos traer aquí un artículo de otro blog, relativo a la Central Hidroeléctrica del Molinar. Una pieza clave para explicar la electrificación de España, y que tras varias décadas de abandono está volviendo a ser objeto de atención pública, iniciándose algunas (precarias) tareas de conservación y adecentamiento. Esperamos muy seriamente que pronto sea declarada Bien de Interés Cultural, recibiendo las pertinentes inversiones públicas para su puesta en valor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s